Levantaron medida de vigilancia a la EPS SOS junto a un programa de recuperación

La Superintendencia Nacional de Salud anunció que levantó la vigilancia especial que venía rigiendo desde 2018 sobre la EPS Servicio Occidental de Salud (SOS).

La entidad señaló que sin embargo le impuso a partir de ahora la medida de Programa de Recuperación por el término de un año, luego que en la evaluación se evidenciara una mejoría en los diferentes componentes y la necesidad de continuar la implementación de planes y acciones para mejorar la prestación de los servicios a sus usuarios.

La EPS SOS cuenta actualmente con una población de 797.286 afiliados, ubicados en los departamentos de Antioquia, Caldas, Cauca, Quindío, Risaralda, Valle, así como en la ciudad de Bogotá.

“Para que la EPS continúe identificando mecanismos y estrategias efectivas en las que aborde la totalidad de las líneas de acción establecidas desde los componentes técnico-científico, financiero y administrativo y jurídico, de forma integral que le permita restablecer su situación y operar en condiciones óptimas dentro del sistema de salud”, dice la resolución.

Dentro de las nuevas acciones, la Superintendencia autorizó levantar la medida de limitación de la capacidad para realizar a las nuevas afiliaciones y aceptar traslados, la cual venía rigiendo desde septiembre de 2018.

La EPS sin embargo continuará bajo seguimiento del ente de control que se encargará de vigilar el cumplimiento de los nuevos compromisos.

En la evaluación financiera realizado por la Superintendencia entre 2015 y 2021, la EPS ha materializado capitalizaciones por valor de $306.706 millones, lo que ha recuperado sus indicadores de solvencia, cerrando a marzo de 2022 con un defecto de capital mínimo de $251.321 millones y un patrimonio adecuado por $387.258 millones.

“La EPS ha reducido sus niveles de endeudamiento cerrando a marzo 2022 con obligaciones que ascienden a 590.274 millones, de los cuales el 85% están concentrados en la red prestadora y proveedora de servicios”, destacó el informe de la Supersalud.

Dentro de los alcances se encuentra el fortalecimiento de la red primaria complementaria, para control prenatal y partos, siendo la Fundación Valle de Lili el principal prestador para usuarias de medio y alto riesgo en los departamentos de Valle, Cauca y Quindío.

Dentro de los hallazgos se encuentra que la EPS presenta barreras de atención focalizadas en la demora de las autorizaciones y en la oportunidad para atención de consultas de pediatría y obstetricia, exámenes de laboratorio o diagnósticos, medicamentos PBS y No PBS que retardan el oportuno diagnóstico y tratamiento de acuerdo con las necesidades en salud que tienen sus afiliados.

Por ello, a la par con la decisión de levantar la medida de vigilancia la Supersalud ordena al representante legal de la aseguradora en salud el cumplimiento de 17 actividades, entre ellas dos claves: cumplir las condiciones financieras y de solvencia e implementar estrategias para garantizar prestación de los servicios de salud a la población afiliada, de manera que se reduzca el riesgo jurídico por la interposición de acciones de tutela.