Presidente del Chelsea, que es ruso, no podría entrar al Reino Unido y tendría que vender el club

La relación entre el empresario ruso Román Abramóvich y el Reino Unido vive su momento más tenso, con la guerra entre Rusia y Ucrania abierta, y con la petición en el Parlamento, por parte de un diputado laborista, de investigarle y de requisarle sus bienes en el país e impedirle seguir siendo dueño del Chelsea.

El estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania ha sido la gota que ha colmado el vaso para Abramóvich, que ha tenido problemas con el Reino Unido desde hace cuatro años, cuando dejó de usar su visado como inversor, debido al deterioro de las relaciones entre el país británico y Rusia por el incidente de Salisbury, en el que un agente doble que había trabajado para el M16 fue envenenado junto a su hija.

Abramóvich comenzó entonces a utilizar un pasaporte israelí para poder viajar al Reino Unido, pero lo ha hecho con mucha menos frecuencia que antes, cuando era habitual verle cada semana en la grada de Stamford Bridge. Desde 2018, apenas ha visitado una vez el campo de su equipo. Fue el pasado mes de noviembre y con motivo de un viaje familiar, aunque esto no le ha impedido estar con el equipo que compró en 2003 en sus noches más importantes. No faltó a la final de la Champions League en Oporto, ni a la final del Mundial de Clubes en Abu Dabi. Bajo su mandato, el Chelsea lo ha ganado todo.

Pero eso no le ha dado inmunidad en el Reino Unido y Chris Bryant, diputado laborista, en su comparecencia de este jueves en los Comunes, desveló un documento del Ministerio del Interior en 2019 en el que se informó de que Abramóvich está en el punto de mira por sus vínculos con el estado ruso.

«Abramóvich sigue siendo un asunto de interés para el país por sus enlaces con Rusia y por su asociación con actividades corruptas», dijo Bryant leyendo el citado documento. «Un ejemplo de ello es que admitió en un juicio haber pagado por influencias políticas. El Gobierno está centrado en asegurarse que aquellos individuos que están relacionados con financiación ilícita y con actividades delictivas no pueden asentarse en el Reino Unido, y usaremos todas nuestras herramientas, incluyendo las leyes inmigratorias, para prevenirlo», leyó el diputado.

Bryan subrayó que hace casi tres años desde que se redactó este informe y que «apenas se ha hecho nada». «¿Debería seguir teniendo Abramóvich un club de fútbol en este país? ¿No deberíamos estar pensando en incautar sus bienes y asegurarnos de que gente que ha tenido el mismo visado que él no incurre en actividades delictivas?», añadió.

Entre las posesiones que Abramóvich tiene en el Reino Unido, destaca una mansión valorada en más de 135 millones de euros en el centro de Londres. Su fortuna total rebasa los 9.000 millones de euros y su mayor fortaleza es la empresa siderúrgica Evraz, que cotiza en la bolsa de Londres y cuyas acciones han caído un 30 % este jueves por la guerra entre Rusia y Ucrania.

Abramóvich siempre se ha defendido de las acusaciones que le relacionan estrechamente con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.