Cebolleros denuncian que TLC habría provocado hambruna en el Catatumbo

Luego de que la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), revelara un estudio en el que señalan que el país está en el mapa de naciones con gran riesgo de padecer hambre aguda y el gobierno lo rechazara por considerar que tenía problemas metodológicos, las comunidades en el Catatumbo le dieron razón a la FAO y aseguraron que la inseguridad alimentaria en la zona ha llegado a tal punto que veredas completas en los municipios de Ábrego y la Playa han tenido que desplazarse a las urbes porque el campo no les da para sostenerse.

De acuerdo con Yamid Contreras integrante del Comité de Integración del Catatumbo, “es normal ver en Ocaña y Cúcuta a campesinos trabajando en mototaxis, a las mujeres como amas de casa, los muchachos en el rebusque y en muchos casos incluso aguantando hambre (…) Muchos de ellos se dedicaban a sembrar cebolla ocañera, pero el TLC los reventó, en el mercado prefieren comprar cebolla de Perú o de Ecuador (…) Los campesinos no pueden competir y terminan desplazados”, aseguró.

Según este líder comunitario, a pesar de que Colombia es un país con potencial agrario, se importan más de 12 toneladas de alimentos.

“El informe de la FAO refleja la realidad de Colombia porque el país no se está dedicando a producir alimentos, Colombia se ha dedicado a ser materia prima de otros países, sin garantizar ni tierras, ni programas agrarios efectivos para el consumo interno y es así como más 7millones de personas en el país, pasan hambre”, indicó.

Por ello, asegura que el acceso a tierras es fundamental para garantizar esa soberanía alimentaria. “Colombia tiene una política seguridad alimentaria y el campesino lucha por una soberanía alimentaria. Seguridad que es tener supermercados llenos a pesar de que no hay dinero para comprar, soberanía es tener el campesino en el campo con una autonomía de decidir qué producir y qué comer a la cena”, concluyó.