Kremlin no espera grandes avances en la reunión de Putin con Macron

El Kremlin declaró que no espera grandes avances en la reunión que mantendrán este lunes el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, debido a que «la situación es demasiado compleja».

«La situación es demasiado compleja como para esperar grandes avances en el curso de una reunión», dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria.

Agregó que Rusia espera que las consultas entre los dos mandatarios, cuyo comienzo está previsto para las 14.00 GMT, sean «sustantivas y prolongadas».

Según el portavoz, en las conversaciones ruso-galas «dominarán el tema de la tensión en Europa, vinculada a la situación en torno a Ucrania, y el tema de las garantías de seguridad para la Federación de Rusia»

Macrón, destacó Peskov, es «el jefe del Estado que preside la Unión Europea y esto es muy importante».

El portavoz del Kremlin añadió que el mandatario francés trae a Moscú «determinadas ideas para la búsqueda de posibles variantes para disminuir la tensión en Europa».

Según París, la visita de Macron a la capital rusa no solucionará por sí sola el conflicto, pero podría ser un buen punto de partida para evitar la degradación de la situación actual, tras el despliegue de más de 100.000 soldados rusos junto a la fronteras de Ucrania.

El jefe del Kremlin y el presidente francés han hablado por teléfono en tres ocasiones en las últimas dos semanas, tanto sobre la situación en torno a Ucrania como sobre las garantías de seguridad que Rusia exige de Estados Unidos y la OTAN, entre las que se cuenta la renuncia de la Alianza a su política de puertas abiertas.

El líder francés propone un «nuevo equilibrio» para mantener la paz y la seguridad en el continente, en especial de los vecinos de Rusia, y también atender a las preocupaciones del Kremlin por la expansión de la OTAN.

Estados Unidos y la Alianza Atlántica rechazaron de plano las demandas de Rusia de garantías de seguridad, que incluyen el compromiso jurídicamente vinculante de que ni Ucrania ni ninguna otra antigua república soviética nunca será aceptada en la OTAN.

Moscú había advertido de que adoptaría «medidas político-militares» en caso de que no se tomaran en cuenta sus preocupaciones por el acercamiento de la OTAN a sus fronteras, pero hasta ahora no se ha pronunciado sobre el rechazo a sus exigencias.

Al término de su conversaciones, Putin y Macron tienen previsto ofrecer una rueda de prensa conjunta.