Pedro Castillo agudiza la crisis de su gobierno en Perú

El presidente de Perú, el izquierdista Pedro Castillo, anunció la conformación de su cuarto gabinete en apenas seis meses de gestión. Su primer ministro, Héctor Valer Pinto, quien ocupaba el cargo de hace tres días, terminó por renunciar en medio de graves denuncias en su contra por violencia familiar, así como por su mal comportamiento con una psicóloga y sus vecinos en el edificio donde vivía en Lima.

“He tomado la decisión de recomponer el gabinete ministerial y estos cambios se harán teniendo en cuenta la apertura a las fuerzas políticas, académicas, y profesionales del país, ya que más allá de la forma de pensar o de ideologías debemos apuntar a servir de la mejor manera al peruano de a pie que lucha día a día”, señaló Castillo en un breve mensaje a la nación.

La crisis comenzó el martes último. El gobierno de Castillo decidió destituir a la abogada ambientalista Mirtha Vásquez por discrepancias con los procesos de ascensos dentro de la policía. En su reemplazo fue colocado el ultraconservador Valer, quien pasó por partidos políticos de la derecha, la izquierda y recientemente la extrema derecha peruana. Sin embargo, lo más delicado resultó ser su pasado agresivo con las mujeres.

Entre 2016 y 2017 Valer fue denunciado por ejercer violencia contra su esposa e hija, así como hacia una psicóloga en una entrevista laboral. Los hechos provocaron una ola de indignación por parte de varias organizaciones feministas que anunciaron movilizaciones con el lema Fuera gabinete Valer en contra del primer ministro para este sábado. Según el Ministerio de la Mujer, en lo que va de este 2022, 12 mujeres fueron asesinadas en Perú.

En la mañana de este viernes ocurrió el detonante para que Valer saliera del gobierno. Muy temprano, el primer ministro asistió al Congreso a solicitar el voto de confianza para su gabinete. En la víspera, las diez bancadas parlamentarias –en la que se incluyó el oficialismo– anunciaron que no iban a respaldarlo y pidieron también su inmediata renuncia porque amenazó con la disolución de este poder del Estado en una entrevista a una emisora local.

Con este panorama adverso, según fuentes del Gobierno peruano, el presidente Castillo citó a Valer para anunciarle su destitución. Ya se vocean algunos nombres para la jefatura del cuarto gabinete. Entre los candidatos se encuentran el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Roberto Sánchez, y la actual vicepresidenta de la república, Dina Boluarte, quien también ocupa la cartera de Desarrollo e Inclusión Social.

Claves de la inestabilidad

En declaraciones para Caracol Radio, el ex primer ministro peruano Juan Jiménez Mayor señaló que la designación de Valer fue un error más del gobierno en estos seis meses. “Hemos perdido seis meses y, sobre todo, en una etapa muy difícil para el país”, señala.

Las últimas encuestas de empresas como Ipsos y Datum señalan que el presidente Castillo cuenta con más del 70% de desaprobación ciudadana. Este panorama tiene una lectura por parte de Jiménez, quien colaboró con la administración de Ollanta Humala (2011-2016). “El gobierno tiene cuatro problemas que no lo dejan avanzar”, sostiene.

“Lo primero es la incapacidad que tiene el presidente para rodearse de buenos asesores que le permitan ayudarle a superar sus propias limitaciones. Segundo, es que parece que este Gobierno está más vinculado a los intereses de algunos gremios particulares en vez de abordar lo que le pasa a la población. Tercero, es que no definen cuáles será las propuestas que desean implementar. Finalmente, el presidente carece de valores y de integridad personal”, enumera Jiménez.

El ex primer ministro peruano señala que observa muy complicado que profesionales, alejados de la izquierda, se unan a la administración de Pedro Castillo que ya cuenta con una imagen de estar ligada a la corrupción y la falta de transparencia. “Los sucesivos errores cometidos por el presidente han provocado que, incluso, sus aliados se alejen y ha reforzado a la oposición que buscará la vacancia en el corto plazo en el Congreso”, finaliza Jiménez.