Álvaro Uribe se defiende de Santos: se refirió a los falsos positivos y a la supuesta doctrina Vietnam

Cuatro días después de que el expresidente y nobel de paz, Juan Manuel Santos, entregara su versión acerca de los falsos positivos en la Comisión de la Verdad, el expresidente Álvaro Uribe se pronunció para dar su versión de lo expuesto por Santos. Este 14 de junio en la noche, Uribe habló en exclusiva con la periodista Vicky Dávila en Semana TV, de la Revista Semana, acerca de este tema.

Para empezar, hay que recordar que Santos, quien fue Ministro de Defensa cuando Uribe era el presidente, compartía con este la tarea de acabar con las Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia (Farc), pero que en el método no concordaban. “Uribe era el presidente y yo su subalterno”, dijo Santos ante la Comisión, y aseguró que el hecho de que Uribe no reconociera el conflicto armado dificultaba su estrategia, pues significaba que no se podían aplicar las leyes de la guerra sobre bombardeos que permite el derecho humanitario en estos casos.

En la entrevista con Dávila, Uribe explicó que su negativa a reconocer el conflicto armado está relacionada a la connotación de la palabra. Él asegura que “conflicto” y “guerra” funcionan en casos en los que hay dictaduras, pero en Colombia hay una democracia que es “atacada” por grupos ilegales.“¿Por qué dije yo que no aceptaba el conflicto? Porque las palabras y el lenguaje no solamente tienen un origen, sino una evolución en la historia. La palabra conflicto y la palabra guerra se pusieron de moda en América latina en el siglo pasado para definir las confrontaciones que había en algunos países entre civiles armados y gobiernos dictatoriales. Es por esto que me opuse a llamar así a lo que pasaba en Colombia: porque aquí lo que pasa es que hay un ataque de organizaciones narcoterroristas contra gobiernos democráticos”, dijo Uribe.

Así mismo, Uribe aseguró que Santos, cuando era su ministro de Defensa, nunca le manifestó estar en desacuerdo con la política de Defensa que había planteado. “Nunca. Ni como ministro, ni como candidato…lo que usted me dice él nunca me lo dijo”, aseguró el expresidente.

Otro punto que controvirtió Uribe es la famosa doctrina de Vietnam, que básicamente consiste en contar cuantas personas del bando opositor se logran dar de baja en medio de un conflicto. Santos, durante su intervención en la Comisión, aseguró que este método se aplicaba en Colombia y eso motivó a que los militares presentaran civiles como guerrilleros.

Uribe asegura que esa afirmación es falsa y que no hay documentos en los que consté lo expresado por Santos.“Él dice que aplicábamos la doctrina de Vietnam, del<i> bodycount</i> cuente muertes, cuente bajas… esa doctrina no existió nunca, ni en los gobiernos anteriores, están todos los comandantes de la época y todos los documentos”, dijo Uribe.

Uribe también se refirió a las víctimas y al acto de pedir perdón porque los falsos positivos ocurrieron principalmente durante su gobierno.

Incluso, recientemente el sacerdote y presidente de la Comisión de la Verdad, Francisco de Roux, manifestó que espera que Uribe le pida perdón a las víctimas. Ante la declaración, el expresidente aseguró que el ya se disculpó con los familiares de los asesinados durante este periodo.“Los hechos de los falsos positivos son dolorosos. Me he referido a ellos desde mi ejercicio presidencial. A las madres de Soacha siendo yo presidente les pedí perdón (…). En un libro que escribí hace unos años pedí perdón a las víctimas y a los colombianos. (…), el perdón tiene que darse en el momento oportuno, no tiene que tener factores influenciadores”, dijo Uribe.

Una vez el expresidente pronunció estas palabras, la asociación de las Madres de los Falsos Positivos de Colombia (Mafapo), desmintió la declaración de Uribe.

“Uribe nos tiene bloqueadas en Twitter. ¿Qué nos pidió qué?”, escribió Mafapo en la red social.

Es importante mencionar que, en medio de la entrevista, Uribe sostuvo que “el gran peligro en la Justicia Especial para la Paz (JEP) es darle impunidad a las Farc” y aseguró, una vez más, que no se presentará ante la Comisión de la Verdad.