Semillero usa hongos para bajar resistencia de bacterias

un semillero de investigación de la Universidad Icesi, integrado por estudiantes, egresados y un docente del programa de Ingeniería Bioquímica, identificó cepas de hongos que producen unas moléculas capaces de inhibir el crecimiento de bacterias  causantes de enfermedades tan peligrosas como la meningitis, osteomieltis o infecciones urinarias.

Es lo que muestra un informe preliminar compartido en eventos internacionales. La investigación sigue en marcha para brindar aportes contra enfermedades que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), producen cerca de 700 mil muertes en el mundo. 

El hallazgo por parte de los estudiantes Esteban Charria y Andrea Zapata, bajo la tutoría del profesor Nelson Caicedo, aborda desde 2019 problemáticas de salud pública mundial donde se ha mostrado que las bacterias pueden llegar a adquirir resistencia frente a los antibióticos

Eso ocasiona que no reaccionen de la forma esperada o no sean efectivos con las infecciones severas que pueden generar en el cuerpo humano bacterias como la E. Coli y Staphylococcus Aureus, responsables de enfermedades como la meningitis, osteomielitis o infecciones urinarias y entéricas. 

Según los investigadores, en el estudio preliminar se advierte que los extractos provenientes del cultivo de algunos hongos nativos de la colección, muestran que hay componentes que hacen que el crecimiento de las bacterias sea inhibitorio.

«Inicialmente, el estudio empezó con 11 cepas de hongos nativos, aislados de un ecosistema de bosque húmedo montano bajo, en las cercanías de Cali (predio La Carolina), las cuales fueron expuestas a pruebas de tamizaje, con el objetivo de evaluar su capacidad de inhibición del crecimiento de bacterias patógenas de alta relevancia clínica”, dijo Caicedo, docente e investigador del proyecto.

Charria y Zapata, por medio de una convocatoria del Ministerio de Ciencias y junto a otros estudiantes del semillero, hicieron los cultivos de los hongos. Posteriormente. realizaron la separación y obtención de los extractos para poder proceder a la evaluación del desempeño de la actividad antibacteriana. 

La segunda etapa de investigación, que es en la que se encuentran, tiene su foco «en el desarrollo de estrategias que permitan mejorar la ya demostrada capacidad de inhibición antimicrobiana de cuatro hongos preseleccionados», dijeron los estudiantes.