UN AÑO ESPERANDO EN LA TUMBA DE SU AMO, HOY BUSCAN SU ADOPCIÓN CON VR Featured

Lala es una de las 120 mascotas que participó en primera jornada en la que se usó realidad virtual.

Hace cuatro años, Lala deambulaba por los alrededores del cementerio Central, ubicado en la calle 26 con carrera 19B, en Bogotá. Allí había sido enterrado el que hasta ese momento era el dueño de esta perrita criolla de tamaño mediano. Durante 11 meses estuvo sola esperándolo. No se movió de la zona; parecía que no perdía la ilusión de que él o sus familiares volvieran a aparecer. Sobrevivió gracias a los vendedores ambulantes que la alimentaban; sin embargo, a otros vecinos su presencia les incomodaba: comenzó a ser maltratada y al final se convirtió en una perra arisca, miedosa y desconfiada.

Así transcurrieron sus días después de la muerte de su cuidador, hasta que una persona la recogió y la llevó a un refugio de animales ubicado en el barrio Santa Fe. Durante todo este tiempo ha estado a la espera de volver a tener un hogar, pero, según explica Yani Mateus, voluntaria en este refugio, a pesar de que ha participado en varias jornadas de adopción, “las personas no preguntan mucho por ella, y nadie la voltea a mirar”.

Hoy, la tecnología parece darle, por fin, una luz de esperanza. Lala es una de las 120 mascotas, entre perros y gatos, que participaron en la primera jornada de adopción simultánea, en la que solo se necesitó realidad virtual para hacerla posible. Es decir, las personas se ponían unas gafas, veían a los animales e interactuaban con ellos por medio de esta tecnología, para luego tomar una decisión.

La iniciativa, realizada el pasado 16 de diciembre, fue organizada por Mariana Grisales, estudiante de comunicación social y periodismo que lidera desde hace seis años un movimiento que promueve la protección de los derechos de los animales, llamado Prappic. ‘Viajar al futuro’ fue el nombre que Mariana escogió para este proyecto. “La idea era que los usuarios tuvieran la posibilidad de ‘viajar en el futuro’ a través de las gafas y la realidad virtual para conocer a su futuro animal de compañía”, cuenta.

La idea era que los usuarios tuvieran la posibilidad de ‘viajar en el futuro’ a través de las gafas y la realidad virtual para conocer a su futuro animal de compañía

La jornada, en la que participaron 10 fundaciones, se realizó en ocho puntos en la ciudad, incluyendo veterinarias y tiendas de mascotas en las localidades de Suba, Usaquén, Barrios Unidos, Chapinero y Fontibón. Unas 300 personas participaron, y los resultados fueron los esperados: hubo emoción, y las personas pudieron conocer con más detalle la historia de cada animal, gracias a la tecnología. “Vi a un niño de 7 años ponerse las gafas y comenzar a interactuar feliz con el video. La gente tuvo una experiencia diferente”, dijo Grisales.

En una época en la cual se presentan las mayores tasas de abandono de animales, Mariana buscó dar un mensaje claro: en vez de comprar, ¿por qué no adoptar responsablemente usando una tecnología como la realidad virtual?

“A las jornadas todos llegan a preguntar dónde están los animales, porque en esta época los quieren para regalos, pero muchas son adopciones por emoción. Les quisimos decir primero ‘ponte las gafas’, tenemos una conversación de qué es lo que quieren y con base en eso buscamos el animal”, explica.

fuente: el tiempo

Visto 108 veces
Inicia sesión para enviar comentarios