VENEZUELA PLANTEA CASTIGOS POR LO QUE SE PUBLICA EN REDES SOCIALES Featured

Iniciativa oficial para 'enfrentar el discurso de odio' preocupa a defensores de DD. HH.

“Regular el uso de las redes sociales para sancionar los ‘delitos de odio’ ”. Esa es la propuesta que examina la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, pocos días después de su instalación, bajo el título 'Ley de la Convivencia Pacífica, contra la Intolerancia y la Violencia'.

Según información reportada en Global Voices, se trata de un nuevo capítulo en el proceso de "demonización de las redes sociales por el gobierno chavista".

La presidenta de la ANC, Delcy Rodríguez, afirmó públicamente que la propuesta del órgano plenipotenciario estudia medidas para “castigar duramente” a quienes promuevan “mensajes de odio e intolerancia” por medios de comunicación y redes sociales.

La iniciativa preocupa a observadores de la situación en el vecino país, quienes han señalado el peligro de que el texto no esté disponible para consulta pública y no sea posible saber específicamente cuál será su alcance y qué efectos pueda traer su aprobación.

Así lo indicó, en entrevista con EL TIEMPO, Marianne Díaz Hernández, analista de políticas públicas de Derechos Digitales, para quien la constituyente es un órgano que se hizo elegir a puerta cerrada, en términos no enteramente democráticos".

Díaz Hernández, una venezolana que actualmente reside en Chile, señaló que, aunque se ha planteado una discusión del proyecto "en las bases", no hay garantías de que esto ocurra o de que se abra el proceso a la voces disidentes.

"Se habla de barrios, de espacios en los que personas afines al gobierno tienen presencia, pero eso no significa una participación democrática y nos ha dejado dependientes de las declaraciones que dan los líderes del partido de gobierno”, declaró la experta.

También se han pronunciado en contra de la medida comunicadores como Tinedo Guía, presidente del Colegio Nacional de Periodistas, quien declaró al periódico El Nacional“Están cocinando un instrumento que les permita la persecución e inquisición comunicacional”. Para él, esa ley, inconstitucional, pondría en riesgo el derecho de los ciudadanos a estar informados.

"La intención ha estado allí, desde el principio”

Precisamente El Nacional logró acceder a apartes del documento. Uno de los artículos, que se refiere específicamente al tema del 'discurso de odio', reza: “Se prohíbe toda propaganda a favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial, religioso, político y de cualquier otra naturaleza que constituya incitación a la discriminación, la hostilidad, la intolerancia o la violencia”. 

Sobre los "medios electrónicos" asegura que "podrán ser bloqueados por el Estado" y que “la difusión de los mensajes (de 'odio') dará lugar al bloqueo de los portales, sin perjuicio de responsabilidad penal y civil a que hubiere lugar”.

Díaz Hernández advierte que el riesgo es que se equipare al discurso de oposición con el 'discurso de odio', y que se plantee castigarlo con cárcel. “No podemos esperar nada bueno de esa ley. Los políticos han dicho cosas como que el discurso de oposición es peor que el nazismo”, señaló. 

El documento muestra que la pena para quien "públicamente fomente, promueva o incite al odio, la discriminación o la violencia" sería de 10 a 15 años. En comparación, la pena máxima en Venezuela para crímenes como homicidio es de 30 años.

Díaz denuncia que desde hace algún tiempo en el país vecino se están sancionando conductas que no están tipificadas como delito. “Lo que hay en Venezuela en este momento no es un escenario democrático. Es decir, en Venezuela no existe el principio de que no hay delito, ni pena, si no hay ley que lo establezca” afirmó. Por ejemplo, a algunos políticos se les ha sancionado con la prohibición de publicar contenidos en redes sociales, algo que no contempla ningún código en ese país. 

Agregó: "Países del exterior pueden pensar que no es tan restrictivo, porque se habla de prohibir el discurso de odio, como puede ser el apoyo a la supremacía blanca. El problema es que el discurso de odio se entenderá más ampliamente en Venezuela.Esta asamblea constituyente se declaró por encima de todos los poderes públicos, encima de la Constitución, o sea que ninguna de sus acciones necesita estar contemplada por la ley”.

Más allá de su propuesta de 'Convivencia Pacífica', los críticos del proyecto señalan que responde al papel que han desempeñado las redes sociales en la confrontación entre opositores y Gobierno, en especial, durante las protestas populares de este año. La cobertura principal de los hechos de violencia y represión ha sido a través de internet. Las historias han alcanzado impacto internacional gracias a medios como Twitter, Facebook y el streaming en vivo que facilitan servicios como Periscope y YouTube.

Según Díaz, la estrategia del gobierno de Maduro hasta ahora había sido restringir espacios, ralentizar el servicio, no hacer posible la carga de imágenes o videos, e incluso argumentó que han existido ataques a usuarios de redes sociales. 

Agregó que hace 8 años se aprobó la ampliación de responsabilidad de medios de comunicación. Dentro de esa ley, se incluyó a las redes sociales. "Hablamos de que quedó prohibido por ejemplo incitar a desobedecer a las autoridades, que es una forma de protesta legítima. Hay prohibiciones de contenido hasta de material sexual, en el internet venezolano está prohibido el porno", puntualizó.

FUENTE: EL TIEMPO 

Visto 88 veces
Inicia sesión para enviar comentarios