ESTUDIO EXPONE EL ESCÁNDALO DE LAS MALLAS VAGINALES QUE AFECTÓ A MILES DE MUJERES Featured

12 Oct 2018
ESTUDIO EXPONE EL ESCÁNDALO DE LAS MALLAS VAGINALES QUE AFECTÓ A MILES DE MUJERES
Imagen tomada de Internet

Una investigación realizada por 'The BMJ' revela cómo los fabricantes de implantes de malla vaginal "empujaron agresivamente" sus productos para su uso generalizado, cómo los reguladores los aprobaron "con la evidencia más débil" y cómo la profesión médica no estableció registros que podrían haber detectado problemas mucho antes.

En total, esta historia de "espeluznante" ofrece lecciones para toda la comunidad médica, fabricantes y reguladores, dice el periodista de investigación y autor Jonathan Gornall.

También nombra a individuos prominentes, todos ellos en comités de guías sobre la malla, que reciben dinero de los fabricantes de mallas para diversas actividades, incluidas becas de investigación, honorarios de oradores y consultoría, al igual que los colegios médicos, creando un potencial de sesgo. E, incluso, cuando se declaran los pagos, es muy difícil deshacer su valor, y los clínicos no tienen la obligación de declarar sus intereses.

Los implantes de malla vaginal se introdujeron en 1998 como una forma rápida y fácil de tratar la incontinencia urinaria de esfuerzo y el prolapso de órganos pélvicos en mujeres. Veinte años después, su uso en el Sistema Nacional de Salud (NHS) británico se suspendió a la espera de los hallazgos de una importante revisión gubernamental, y las compañías se enfrentan a decenas de miles de reclamaciones de compensación.

En una serie de informes especiales publicados, Gornall analiza el rápido aumento de la malla en Reino Unido y rastrea a algunos de los médicos que advirtieron sobre las consecuencias del lanzamiento masivo de un producto con pruebas endebles. También hace un seguimiento del fracaso de la profesión quirúrgica para registrar a los pacientes que reciben implantes de malla, a pesar de las advertencias del Instituto Nacional para la Salud y los Cuidados de Excelencia (NICE, por sus siglas en inglés) británico y otras que se remontan a 2003.

No fue hasta febrero de 2018 que Jeremy Hunt, exsecretario de salud, anunció que su Departamento estaría invirtiendo 1,1 millones de libras "para desarrollar una base de datos completa sobre la malla vaginal con el fin de mejorar la práctica clínica e identificar problemas". Si se hubieran tenido en cuenta todas [estas advertencias], "la actual crisis de malla podría haberse evitado en gran medida", según Gornall.

EVIDENCIA ENVUELTA EN ACUERDOS MULTIMILLONARIOS

En un segundo informe, Gornall va en busca de Ulf Ulmsten, el obstetra sueco que inventó la malla, y descubre cómo la evidencia original se vio envuelta en un acuerdo multimillonario, investigación financiada por la industria y conflictos de intereses no revelados.

Gornall describe cómo, en marzo de 1997, Ulmsten recibió el pago de 1 millón de dólares por parte del gigante médico global Johnson and Johnson antes de un estudio para probar la efectividad y seguridad de su nuevo procedimiento de cinta vaginal sin tensión (TVT, por sus siglas en inglés).

Aunque Johnson and Johnson niegan las acusaciones de que el pago estaba condicionado a que el estudio fuera exitoso, y rechazó cualquier sugerencia de que esto hubiera comprometido los resultados de ese ensayo, Gornall cuestiona si esta fue una investigación "impulsada por billetera".

Finalmente, Gornall informa sobre los cirujanos del NHS, los organismos profesionales, las universidades y las conferencias médicas que se benefician de los fondos corporativos y cómo esta participación financiera se oculta a los pacientes. Describe cómo, a pesar de la directriz del gobierno sobre conflictos de intereses, sigue siendo difícil desmontar la financiación de la industria de los clínicos en Reino Unido, y los especialistas en malla vaginal no son una excepción.

Pero no solo los médicos individuales tienen vínculos financieros con la industria, dice Gornall, quien cita vínculos entre algunas de las principales compañías de dispositivos de malla y varios colegios, como el 'Royal College of Surgeons' y el 'Royal College of Obstetricians and Gynecologists.' La 'UK Pelvic Floor Society', cuyos miembros usan mallas sintéticas para la cirugía de prolapso e incontinencia, también cuenta con el apoyo de Shire, Cook Medical, Medtronic, THD y BK Medical, agrega.

Sin embargo, independientemente del efecto percibido o real de la influencia tan extensa de la industria dentro de las ramas especializadas de la profesión médica, ninguna de esta información está disponible de forma gratuita o fácil para el público en Reino Unido, denuncia Gornall.

Reino Unido está muy por detrás de Estados Unidos a la hora de poner a la vista la relación entre los médicos y la industria, escribe. Sin legislación, cree que "es demasiado fácil para los pacientes sacar conclusiones perjudiciales de confianza pública en el sistema de salud".(Fuente El Espectador)

Visto 37 veces
Inicia sesión para enviar comentarios