EL LÍO CON LOS INDÍGENAS QUE TRASLADARON DEL QUINDÍO AL VALLE

16 Abr 2018
EL LÍO CON LOS INDÍGENAS QUE TRASLADARON DEL QUINDÍO AL VALLE

El traslado de 139 indígenas de la comunidad emberachamí desde el departamento del Quindío hasta el municipio de Bugalagrande se convirtió, más que un proceso de reubicación, en un caso de ‘reabandono’.



Sin nada para comer, sin cultivos, sin animales y con más de 75 niños, fueron dejadas estas 28 familias el pasado jueves, en cuatro buses y dos camiones con sus enseres en las fincas Los Cristales y Potosí, compradas para su proceso de reubicación por la Agencia Nacional de Tierras.

Tras diez años asentados y deambulando por el municipio de Quimbaya, luego de salir huyendo de Pueblo Rico (Risaralda) por cuenta del conflicto armado en sus territorios, el Tribunal Administrativo del Quindío falló una tutela y un incidente de desacato ordenando la reubicación inmediata en condiciones dignas.



Pero si algo les vulneraron en este proceso de restablecimiento de derechos a los emberachamí fue su dignidad. No pudo ser más evidente el afán de la Alcaldía de Quimbaya de desprenderse de esta comunidad; tanto así, que la Alcaldía y la Gobernación del Quindío pagaron los buses y los camiones para traerlos a Bugalagrande, donde nadie los esperaba.
Aún así, los funcionarios de la Alcaldía de Quimbaya, vestidos de un chaleco azul con un eslogan en la espalda que dice ‘Quimbaya Social’, pretendían que los indígenas caminaran con pesados enseres unos 500 metros loma arriba porque los camiones no querían ir hasta la casa porque el camino estaba mojado.

“Nosotros solo veníamos a hacer el empalme en salud y el tema administrativo con la Alcaldía de Bugalagrande, pero ellos no están presentes para recibirlos. Lo que teníamos que hacer nosotros era acompañarlos y la Gobernación (del Quindío) es la que tiene que llevarlos; aún así estamos sacando de bolsillo de nosotros para donde los dejen los camiones, subirlos hasta allá”, intentaba explicar un funcionario de la Alcaldía de Quimbaya.

Sin embargo el malestar del gobernador indígena Rubín Germán Queragama se hizo sentir. “Usted es de la Alcaldía y su responsabilidad es dejarnos allá en la finca. ¿Quién le paga a usted? El Alcalde; entonces que el Alcalde le pague lo que usted saca de su bolsillo. Usted tiene un patrón y él es el que paga, no usted”, responde enojado con un español mal pronunciado.

Arriba las condiciones no eran mejores. Las 139 personas de la comunidad emberachamí deben acomodarse en solo dos casas de cuatro habitaciones en condiciones inhumanas y sin saber cómo vivirán de la tierra en una finca que todo lo que tiene es pasto y montañas.

Peor aún, hacinados con niños cuando hace cuatro meses falleció una menor de 14 años con síntomas de tuberculosis y con dos casos más que venían siendo tratados; además con brotes de escabiosis, una enfermedad que carcome la piel, en cerca de la mitad de la población.


“Fue un error garrafal el que cometió la Agencia Nacional de Tierras al hacer un proceso sin notificarles a la Gobernación del Valle y el municipio de Bugalagrande para ver cuáles eran las condiciones. Lo que hizo la Alcaldía de Quimbaya fue salirse de una dificultad que tenía muy grande y traérnolos, cuando nosotros no tenemos los recursos para garantizarles una vida digna”, aseguró el alcalde de Bugalagrande Jorge Eliécer Rojas.

Al respecto Catalina Torres, de la Oficina de Asuntos Étnicos de la Agencia Nacional de Tierras aseguró que lo que han hecho es darle cumplimiento a una orden judicial y que al Alcalde de Bugalagrande sí se le notificó el proceso de compra del predio.

“La misma Alcaldía nos certificó el uso del suelo y se le dijo que era para proceso de compra. El error no es de la Agencia sino que siempre se trata de buscar culpables y nadie quiere asumir sus reales consecuencias”, indicó la funcionaria vía telefónica.


Con la compra de las fincas por parte de la Agencia Nacional de Tierras, se da paso a la conformación de un cabildo indígena y el predio queda al servicio de toda la comunidad.

Visto 77 veces
Inicia sesión para enviar comentarios