CORTE SUPREMA SEPARA AL MAGISTRADO GUSTAVO MALO DE SUS FUNCIONES

04 Abr 2018
CORTE SUPREMA SEPARA AL MAGISTRADO GUSTAVO MALO DE SUS FUNCIONES

De esta manera la Corte Suprema estrenó su nuevo reglamento, el cual cambió a raíz del escándalo del cartel de la toga. Malo no iba a la Corte desde septiembre del año pasado.

El magistrado Gustavo Malo no podrá, por ahora, retomar sus labores en la Corte Suprema de Justicia. Esa es la decisión que acaba de tomar la Sala Plena de este alto tribunal, que desde esta mañana se reunió, con Malo presente, para debatir su futuro dentro de la corporación. Para la Sala Plena, el escándalo del cartel de la toga que alcanzó a Gustavo Malo tenía tanto peso que no había cómo permitir que Malo continuara en su rol de integrante de este alto tribunal.

En agosto del año pasado, la Fiscalía notificó públicamente que probablemente había magistrados y exmagistrados de la Corte Suprema involucrados en el llamado cartel de la toga, ese esquema de corrupción en el que participaba también el exjefe anticorrupción de la Fiscalía, Luis Gustavo Moreno. Los primeros nombres que salieron a flote fueron los de dos expresidentes, José Leonidas Bustos y Francisco Ricaurte. Luego se mencionaría a Camilo Tarquino y, hacia septiembre, el agua sucia le cayó a Gustavo Malo.

La decisión implica que el magistrado Malo no podrá continuar con ningún proceso dentro de la Corte Suprema, aunque seguirá recibiendo sueldo. Todo esto, mientras que el jurista espera el avance de las investigaciones que adelanta la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes. Allí, ya existe una ponencia que pide acusarlo por los delitos de concierto para delinquir, cohecho, prevaricato por acción y por omisión, y utilización de asunto sometido a secreto o a reserva.

Malo se convierte, entonces, en el primer magistrado que es separado de sus funciones por sus propios compañeros de la Corte Suprema. En el curso de la sesión extraordinaria, Malo recusó al presidente de la Sala Penal, magistrado Luis Antonio Hernández, así como a los magistrados Fernando Castro Caballero y José Luis Barceló, por considerar que anteriormente habían manifestado opiniones sobre su caso, por integrar la Sala de Instrucción II que, precisamente, investiga el cartel de la toga. No obstante, la petición del magistrado Malo no fue aceptada.

En rueda de prensa, el presidente de la Corte Suprema, magistrado José Luis Barceló, señaló que el magistrado Malo se pudo defender en la sesión y que, tras escucharlo, se decidió aplicar el nuevo reglamento. "Eso quiere decir que no podrá ejercer esa función judicial, aun cuando permanecerá en su condición de magistrado. Él sigue percibiendo el salario, porque no se trata de una norma sancionatoria, sino administrativa, que se le aplica por los graves cuestionamientos que se le hacen en los casos de corrupción", indicó.

El magistrado Barceló aseguró que los señalamientos contra Malo ponen en entredicho y perjudican la dignidad de la Corte Suprema. Además, solicitó públicamente, de nuevo, a la Comisión de Acusaciones que "resuelva lo más pronto la situación jurídica del doctor Malo Fernández".

Durante esta sesión extraordinaria, Malo Fernández se defendió y calificó de falacias los señalamientos en su contra. Además, aseguró a sus compañeros que no ha demandado el cambio de reglamento ante el Consejo de Estado, aunque dejó en claro que está en su derecho de hacerlo. Malo estaba ausente de la Corte desde el pasado 27 de septiembre de 2017, cuando pidió una licencia no remunerada de dos meses. A esta, se le sumaron varias incapacidades médicas.

Sobre la situación de salud del magistrado Malo, el presidente de la Corte Suprema, José Luis Barceló, señaló: “Se ve disminuido, yo no creo que haya estado pasando vacaciones. Se ve una persona que está padeciendo una situación muy complicado, que le ha generado estrés y eso se refleja no más con ver su semblante”.

Visto 38 veces
Inicia sesión para enviar comentarios