LA RUPTURA CON SANTOS PONE A VARGAS LLERAS EN SOLITARIO PARA EL 2018 Featured

11 Oct 2017
LA RUPTURA CON SANTOS PONE A VARGAS LLERAS EN SOLITARIO PARA EL 2018

 

La oficialización de la ruptura política entre el presidente Juan Manuel Santos y su exvicepresidente Germán Vargas Lleras tiene, entre muchas consecuencias, que este último irá por el poder en 2018 sin el apoyo del actual gobierno.

Las renuncias que los ministros de Vargas Lleras (el de Vivienda, Jaime Pumarejo, y el de Ambiente, Luis Gilberto Murillo) presentaron el martes a Santos marcaron el punto de ruptura.

Santos, quien ya había amenazado la semana pasada con que “quien no apoye el proceso de paz no puede estar en mi gobierno”, aceptó la renuncia del ministro Pumarejo, que solo estuvo dos meses en su cargo. A Murillo le pidió que siguiera en el Gobierno, porque no contaba con el respaldo de Cambio Radical (CR) desde hace más de cuatro meses.

EL TIEMPO pudo establecer que desde mayo pasado los congresistas de CR le habían quitado el respaldo a Murillo y desde entonces Santos decidió dejarlo en el gabinete a título personal. 

Las cosas entre el partido de Vargas Lleras con Santos comenzaron a empeorar desde hace dos semanas, cuando esa organización anunció de manera pública que no votaría el proyecto de ley que reglamenta la justicia para la paz. Pero lo que le puso un punto de no retorno a la relación fue el nombramiento de los magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), pues CR considera que esas decisiones ponen en peligro la justicia.

El anuncio oficial

El martes, la Casa de Nariño admitió de manera expresa que CR no estará más en la coalición de gobierno, espacio que ocupó desde 2010 cuando Santos llegó al poder.

“Cambio Radical se retira del gabinete ministerial y de la coalición de Gobierno”, admitió la Casa de Nariño.

Santos hizo saber que la razón de la ruptura es que Vargas Lleras y Cambio Radical han tenido “un distanciamiento” de la “política más importante del Gobierno que ha sido la de consolidar el proceso de paz”.

Desde hace varios meses muchos sectores políticos acusaban al mandatario de haberse inclinado a favor de la candidatura presidencial de Germán Vargas.

El último en decirlo públicamente fue el nuevo jefe del liberalismo, César Gaviria. En el Congreso de su partido acusó a Santos de tener una “fuerte inclinación por las aspiraciones políticas del exvicepresidente” y deploró que el jefe del Estado “no garantice una elección sin cartas marcadas”.

Humberto de la Calle y Juan Fernando Cristo, los dos principales precandidatos liberales, tienen una gran resistencia frente a Vargas Lleras. 
De la Calle dijo públicamente que no haría alianza con él para 2018.


En ‘la U’, Vargas tiene algunos amigos, pero también detractores. El senador de ese partido Mauricio Lizcano ya anunció que apoyará su candidatura presidencial, pero Armando Benedetti y Roy Barreras, los dos congresistas con mayor influencia en esa colectividad, también han negado cualquier posibilidad de ir en su apoyo.

En el conservatismo, el exvicepresidente podría tener otros respaldos. Efraín Cepeda, presidente del Congreso y con amplia influencia en las huestes azules, dijo públicamente que le gustaría apoyar a Vargas.

FUENTE: EL TIEMPO 

Visto 41 veces
Inicia sesión para enviar comentarios