Niño de 10 años perdió dos dedos por tocar pólvora ‘tumbarrancho’ abandonada en una calle de Palmira

Ya son 55 las personas que han resultado quemadas con pólvora en el Valle del Cauca en lo corrido de diciembre, cifra que ya representa un incremento en comparación al mismo periodo del 2020 cuando se habían registrado dos casos menos.

18 de las víctimas son menores de edad, seis entre los 0 y 9 años y 12 entre los 10 y 17. El más reciente fue un niño de 10 años del municipio de Palmira, a quien tuvieron que amputarle dedos de su mano izquierda.

El menor fue trasladado al hospital Raúl Orejuela Bueno, donde sus padres manifestaron que el niño caminaba desde la vivienda de su abuela hacia su casa y encontró en la calle una caja quemada que tocó. Misma que contenía un tumba rancho que todavía contenía material pirotécnico y terminó detonando en su mano.

El menor también presenta quemaduras de tercer grado en sus manos y brazos, por lo que fue remitido a un centro asistencial en Cali.

Las autoridades anuncian investigaciones sobre los padres para determinar su responsabilidad en la manipulación de estos elementos.