Nairo Quintana fue noveno en la Milán-Turín que ganó el esloveno Primoz Roglic

El esloveno Primoz Roglic (Jumbo) continuó con sus buenas prestaciones en Italia al ganar este miércoles la Milán-Turín, después de su triunfo en el Giro de Emilia el sábado y a tres días del Giro de Lombardía, última gran clásica del año.

Al final de los 189 kilómetros de carrera, el ganador de tres Vueltas a España fue el más fuerte en la subida final a la basílica de Superga, que domina Turín, imponiéndose al británico Adam Yates (Ineos).

El francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step), que disputaba su primera carrera desde su segundo título de campeón del mundo logrado en Lovaina (Bélgica) el 26 de septiembre, no estuvo en la batalla final, descolgándose pronto luego de un intento de ataque a los pies de la subida final.

El bicampeón del mundo acabó en la posición 25, a más de tres minutos del vencedor de una prueba cuya primera edición se disputó en 1876, aunque tanto para él como para el resto de grandes favoritos el objetivo real era preparar el Giro de Lombardía del próximo sábado.

De los seis aspirantes al triunfo que lideraban la carrera al iniciar el ascenso final a Superga, Roglic y Yates se escaparon bastante pronto y se plantaron juntos en la meta, donde el británico (2º en 2017 y 3º en 2019) lanzó el esprint a 300 metros de la línea, pero no pudo impedir la remontada del esloveno, que se impuso con unos segundos de ventaja.

«Estoy en forma, lo aprovecho, pese a que el objetivo es el Giro de Lombardía», declaró Roglic a la RAI.