James estrena casa y quiere volver a la Selección

James Rodríguez tuvo un recibimiento de ídolo en su nuevo club, el AlRayyan, de la primera división de Catar. Su etapa en el Everton, con mucha ilusión al comienzo, muchos tropiezos en el medio, por las lesiones, y mucha tensión al final, por la tirante relación con el técnico Rafa Benítez, ya quedó atrás.

A los 30 años, James tiene un objetivo muy claro con su nuevo equipo: tener continuidad, minutos, el fútbol que le ha faltado en los últimos cuatro meses, en los que solo ha podido disputar 135 minutos en tres juegos amistosos. Y lo más importante: dejó el mensaje de que quiere estar de nuevo con la Selección y quiere jugar su tercer Mundial, tras un brillante Brasil 2014 y un agridulce Rusia 2018.

“El club tiene muchos fans en Catar y están creciendo de cara al futuro. Los escogí porque están haciendo crecer la liga. El año que viene es la Copa del Mundo y espero estar con Colombia. Falta mucho para eso y es un país que está creciendo mucho y creo que puedo crecer con ellos también en muchas cosas; puedo crecer en esta liga”, declaró James, impecablemente vestido de saco y corbata, en una conferencia de prensa.

Posteriormente, James pisó por primera vez la cancha del estadio Ahmed bin Ali, ‘el diamante del desierto’, que, de ahora en adelante, será su nueva casa. En la rueda de prensa se anunció que James firmó por tres años, aunque ayer seguían los rumores de una cláusula que le permitiría volver a Europa, donde estuvo en los últimos diez años, en Porto, Mónaco, Real Madrid, Bayern Múnich y Everton.

“Es un sentimiento bueno jugar en un estadio de la Copa del Mundo, pero no pienso en eso ahora, solo en mi nuevo equipo y en debutar pronto”, señaló James cuando le preguntaron por el escenario, que luego disfrutó, ya vestido con los colores rojo y negro del Al-Rayyan: se tomó fotos, posó con la bandera de Colombia al lado del presidente del club, el jeque Ali bin Saud Al Thani, y regaló camisetas a una tribuna repleta de túnicas y turbantes, pero también una que otra camiseta de la Selección Colombia.

De esta manera, James sigue agregando experiencias a su primer contacto con una cultura que, según confesó en la rueda de prensa, le llamó la atención y lo motivó a firmar con el Al-Rayyan.

“La árabe es una cultura que me agrada mucho y una cultura que está creciendo también. Pero lo más importante es que voy a poder jugar y tener ritmo. Solo quiero ser feliz haciendo esto. Solo quiero ser feliz. Quiero ganarlo todo, competir cada tres días, poder jugar y que los hinchas vean buen fútbol”, comentó.