Óscar Eduardo Tigreros camino a Tokio 2020, la historia detrás del luchador

Oscar Eduardo Tigreros es un deportista con sello ‘Valle Oro Puro’ que ha dejado el nombre del departamento en alto con la bendición del Milagroso de Buga.

Comenzó en la lucha olímpica a los 10 años y desde ese momento empezó a suspirar y a vivir por este deporte de alto rendimiento hasta convertirse en uno de los mejores jóvenes luchadores del país con la orientación de su mentor, luchador y amigo Carlos Izquierdo.

“Carlos y yo nos conocimos en el barrio Palo Blanco de Buga, él vivía a una cuadra de mi casa y cuando le preguntábamos a dónde iba todas las tardes en vez de jugar con nosotros, nos decía que entrenaba lucha. Un día me invitó y desde ahí empezó la goma y me apasioné, después tuvimos que convencer a mi mamá de que me dejara competir, aunque no fue una tarea fácil lo logramos”, recuerda Oscar Eduardo.  

Hoy a sus 23 años es uno de los 17 deportistas vallecaucanos clasificados a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

“Hoy veo una Administración comprometida con el deporte vallecaucano, que nos ha apoyado a los deportistas para poder competir con todas las de la ley, estoy rodeado de dirigentes deportivos dispuestos a trabajar por este deporte que le entrega tanto al país y al departamento”, dice este ‘Tigre de la lucha’ como muchos le llaman, que sueña con seguir sus estudios de licenciatura en Educación Física, y también de culinaria, otra de sus pasiones.