Comisiones Primeras de Congreso aprueban Reforma impulsada por Procuraduría

Tras tres jornadas seguidas de discusión, las Comisiones Primeras de Senado y Cámara de Representantes aprobaron en primer debate el proyecto de Reforma al Código Disciplinario, presentado por la procuradora Margarita Cabello, con el que se busca adecuar las normas al fallo emitido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso de Gustavo Petro.

«La Procuraduría debe y tiene que seguir existiendo con sus poderes a fin de evitar la impunidad y atacar la corrupción. Hoy hay impunidad frente a funcionarios públicos especialmente de elección popular. Esta reforma permitirá retomar el curso y evitar que prescriban más de 10.000 procesos, y demuestra respeto por la institucionalidad y la democracia«, afirmó desde el Congreso, la procuradora Cabello.

Pese a ello, la mayoría de la oposición se retiró de la sesión, en medio de las votaciones, denunciando que con esta reforma se estarían limitando los derechos políticos de funcionarios elegidos en las urnas. Inclusive el senador Gustavo Petro afirmó que denunciará ante la Corte Suprema a los legisladores que «aprobaron el desacato de la sentencia de la CIDH sobre la prohibición de quitar derechos políticos, que no sea por sentencia penal. Se trata de un delito».

En respaldo al artículo que le otorga al ente investigador funciones de Policía judicial, el representante del Centro Democrático, Edward Rodríguez, consideró que “la Procuraduría está hecha para proteger derechos fundamentales, pero también para combatir la corrupción en Colombia; la corrupción administrativa y la de los alcaldes y todos los funcionarios públicos. Nos estamos enfrentando es contra organizaciones criminales; necesitamos crear un marco para combatirlas.

Ahora bien, el también congresista del partido de Gobierno, Gabriel Santos, criticó el artículo que da facultades al presidente de la República para crear nuevos cargos en la entidad. “Es absolutamente inmoral que en medio de una de las peores crisis de nuestra historia, el Gobierno esté metiéndole mensaje de urgencia a un proyecto que pretenda ampliar de forma desvergonzada la planta burocrática en un ente eminentemente burocrático como lo es la Procuraduría».

Y es que, de acuerdo con la representante del Partido Verde, Juanita Goebertus, se crearían alrededor de 500 cargos nuevos. «Se ha vuelto práctica, y lo hicieron la Registraduría y la Contraloría, pasar una serie de reformas cuyo denominador común es que incrementan los poderes de estas instituciones, pero sistemáticamente le dan atribuciones de facultades para crecer la planta, sin ningún tipo de soporte de función pública».

Sin embargo, el senador liberal Fabio Amín, ponente coordinador del proyecto de reforma, enfatizó en que la contratación de nuevo personal se hará solo si es estrictamente necesario, pues la coyuntura actual de la pandemia implica que haya el menor gasto financiero posible en cuanto a la reestructuración de la planta de personal.

Eso sí, la iniciativa ahora seguirá su trámite en el legislativo, en aras de convertirse en una nueva ley, discutiéndose respectivamente en las sesiones Plenarias tanto del Senado de la República, como de la Cámara de Representantes.