Queman bus que transportaba trabajadores de un ingenio en El Cerrito, Valle del Cauca

En el municipio de El Cerrito, en el Valle del Cauca, un bus que transportaba trabajadores del ingenio Providencia fue incinerado por sujetos desconocidos. Cuando el vehículo pasaba por el corregimiento El Placer de dicho municipio, encapuchados en motos interceptaron el paso del bus, hicieron bajar a los trabajadores y lo quemaron.

Los hechos se dieron sobre las 10:00 p.m. de este martes en el corregimiento que está entre El Cerrito y Palmira. Hasta el momento no se reportan personas heridas y las autoridades ya están en el lugar para tomar control de la situación. El pasado 26 de mayo, en el municipio de Florida, al sur del Valle, también quemaron un bus que transportaba corteros de caña hacia Pradera.

Mientras los trabajadores se subían al vehículo, un hombre en una moto lanzó una bomba molotov que dejó a seis pasajeros heridos.

Estos dos hechos se suman a lo sucedido en Tuluá hace poco más de una semana cuando personas ya capturadas quemaron el Palacio de Justicia de la ciudad vallecaucana. El Cuerpo de Bomberos de Tuluá aseguró a El País que unidades del organismo lograron acercarse al edificio y hacer un proceso de refrigeración de las paredes para evitar que las llamas se extendieran a otras viviendas.

“Por el problema de orden público en el sector, la situación está un poco complicada, entonces no hemos podido ir a hacer las labores bomberiles para apagar el incendio estructural, pero estamos en una valoración inicial y esperando que tengamos el área segura para poder ir a operar”, citó el medio regional.

En la noche de este sábado 29 de mayo un juez de control de garantías de Guadalajara de Buga, en el Valle del Cauca, envió a la cárcel a seis presuntos responsables de delitos de terrorismo, amenazas, obstrucción a vías públicas que afecten el orden público y daño en bien ajeno.

Los implicados son: José Mauricio García Nieto, Dan Brayer Andrade Bolaños, Daniel Navarrete Varón, Jorge Andrés Noguera Flórez, Jorge Mario Ramírez Alzate y Santiago Ramírez Duque. Adicionalmente, la Fiscalía sindicó a otros tres presuntos implicados en la conflagración a la sede del Palacio de Justicia, estos serían Hugo Ferney Carrión Trejos, Jhon Jairo Toro Méndez y José Mauricio Ramírez Lozada.

Según el ente investigador, los hoy imputados fueron capturados en flagrancia, por personal de la Sijín, de la Policía Nacional, el pasado 25 de mayo, en el centro del municipio de Tuluá (Valle del Cauca), donde presuntamente lanzaban piedras y artefactos explosivos contra el establecimiento de comercio, sedes públicas, judiciales, administrativas y entidades privadas de ese municipio.

El ministro de Justicia, Wilson Ruiz Orejuela, se pronunció a través de su cuenta de Twitter: “Rechazo y condeno estos actos de terrorismo que buscan sembrar caos y miedo. Ataques como los de esta noche en Tuluá dejan de ser vandálicos y se convierten en actos terroristas. La protesta pacífica es legítima, la violencia es delito”.

Así mismo, el Consejo Superior de la Judicatura condenó la destrucción del palacio. “La puesta en peligro de vida e integridad de servidores de despachos judiciales. ¡Los actos violentos deben cesar! La prioridad es la vida y la justicia, garante de derechos fundamentales de los ciudadanos”, indicaron.

Y agregaron: “Actos violentos como el sucedido en Palacio de Justicia de Tuluá ya ha ocurrido en otras sedes judiciales. La destrucción de expedientes no puede ser un fin, pues obstaculiza el propósito de construir una sociedad más justa”.