5 consejos para crear una contraseña segura para tus cuentas

 El robo y la filtración de datos son problemas más comunes de lo que se cree. Hace tres años, este panorama se volvió muy evidente con el caso de Cambridge Analytica. Pero no hay que ir tan atrás en el tiempo: hace apenas un mes se filtraron millones de datos personales de usuarios de Facebook. Y justo por estas vulneraciones a la seguridad digital es que se vuelve tan importante tener una contraseña segura.

Parece algo sencillo y que ya se ha dicho múltiples veces, pero no es tan fácil.

Por ejemplo, de acuerdo con Nordpass, la contraseña más usada (y también la más vulnerable) de 2020 fue ‘123456’. Más de 2,5 millones de usuarios la utilizaron ese año y a los hackers les tomó menos de 1 segundo vulnerarla.

Así que, si quieres evitar intentos de hackeo, tienes que crear una buena contraseña. Aquí te damos unos consejos para que lo hagas.

1. No a la contraseña básica, sí a la contraseña segura

Como dijimos anteriormente, la contraseña ‘123456’ fue la peor de todas en 2020. Por tanto, deja de utilizarla.

Y esta no es la única con esas características. El top 5 de las más vulnerables lo completan las siguientes contraseñas: en el puesto dos, ‘123456789’; en el tres, ‘picture1’; en el cuatro, ‘password’; y en el cinco, ‘12345678’.

Dile adiós a esas y a todas las contraseñas básicas.

2. La extensión es importante

De acuerdo con Google, una contraseña segura debe ser larga, con 12 caracteres como mínimo. Pero también tiene que ser algo fácil de recordar.

Para ello, “intenta usar la letra de una canción o un poema; una cita significativa de una película o un discurso; un pasaje de un libro; una secuencia de palabras que te resulten significativas; una abreviatura (crea una contraseña con la primera letra de cada palabra de una oración)”, explica la compañía de tecnología.

Y no lo olvides: si tu contraseña se relaciona con algo que venga en tu información pública de redes sociales o si es sobre algo que también sepa alguno de tus conocidos, entonces no es segura y debes mejorarla.

3. Mala noticia: cambiar tu contraseña con frecuencia no ayuda mucho

Hace años, se creía que, al cambiar de forma frecuente tu contraseña, eso impediría una vulneración de tus datos. Sin embargo, eso no es del todo preciso.

Según la firma de ciberseguridad Kaspersky, el cambio constante de contraseña solo provoca que cada vez la hagamos más sencilla, con el fin de no olvidarla. Y esto nos lleva a las contraseñas básicas del punto 1.

Debido a esto, tanto Google como Kaspersky recomiendan que tu contraseña sea única (es decir, una que nadie pueda adivinar, salvo tú mismo) y que utilices una diferente para cada una de tus cuentas.

“Si utilizas la misma contraseña para todas las cuentas, una sola filtración podría comprometer todas tus cuentas”, dice Kaspersky.

“Es riesgoso reutilizar contraseñas para cuentas importantes. Si alguien averigua la contraseña de una de esas cuentas, podría acceder a tu correo electrónico y a tu cuenta bancaria, e incluso conocer tu dirección particular”, agrega Google.

4. El papel sigue siendo un aliado

Parece algo arcaico, pero escribir las contraseñas de cada una de tus cuentas en papel es una buena idea, según Google.

No obstante, debes ser muy cuidadoso del lugar en el que guardas ese papel o libreta en dónde las escribiste.

“Si necesitas escribir tu contraseña en papel o algún documento, no la dejes en tu computadora ni escritorio. Asegúrate de guardar estas contraseñas en un lugar secreto o bajo llave”, comenta la compañía.

5. O mejor opta por lo digital

Si el papel no es lo tuyo, entonces tal vez deberías utilizar un gestor de contraseñas online.

Diversas compañías tienen el suyo: Google y Kaspersky, por ejemplo; pero también hay otros como Keeper Password Manager & Digital Vault, Dashlane, Password Boss, LastPass y varios más.

Siempre compara sus características, pros y contras de cada uno de estos servicios, así podrás elegir el mejor para tus necesidades.