Desde el PMU se anticipó el toque de queda continuo para Cali ante acciones vandálicas durante movilizaciones

Desde el Puesto de Mando Unificado en el que las autoridades de la región y los ministerios de Defensa y del Interior, coordinan las medidas para garantizar la seguridad de los vallecaucanos durante la jornada de movilización ciudadana convocada para este 28 de abril, se decidió anticipar el inicio del toque de queda continuo para Cali.

La gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, indicó que desde esta instancia se definió decretar el toque de queda para Cali a partir de las 3:00 de la tarde, mientras para el resto del Valle del Cauca continuará las medidas y el confinamiento previsto desde las 10 de la noche del jueves a las 5:00 de la mañana del domingo 2 de mayo a las 10:00 p.m. como se había definido.

 “Se había inicialmente pensado en la medida para Cali a partir de la 1:00 de la tarde, pero para darle la oportunidad para el regreso a casa de los manifestantes que lo han hecho en una forma pacífica y ordenada se determinó a las 3:00 de la tarde. Pero necesitábamos establecer este toque de queda porque, así como respetamos todas las medidas y a los manifestantes que lo han hecho en una forma ordenada, teníamos que hacer el toque de queda porque hay quienes en una forma vandálica están asaltando sitios en Cali y se necesita para aplicar la ley”, dijo la mandataria.

Destacó el acompañamiento de la Policía, el Ejército y la Fuerza Aérea para proteger a los ciudadanos y algunos sectores afectados en la capital. “Afortunadamente el parte de los demás municipios es que las manifestaciones han sido ordenadas y los manifestantes han respetado las normas”, agregó la gobernadora Clara Luz Roldán.

El general Juan Carlos Rodríguez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, señaló que se trabaja en un solo bloque de seguridad con la Gobernación del Valle, la Alcaldía y el Gobierno nacional para atender las diferentes situaciones ocurridas en la ciudad y el Área Metropolitana, donde se realizan 28 concentraciones y seis marchas, muchas de las cuales derivaron en actos vandálicos con daños a bienes privados, instalaciones públicas y lesiones a ocho uniformados, entre ellos dos oficiales.

En el Valle del Cauca se han realizado manifestaciones en varios municipios.