Colombianos atrapados en Brasil aseguran que no tienen dinero para pagar un vuelo humanitario de regreso

Desde hace varias semanas, ciudadanos colombianos atrapados en Brasil buscan, de la mano del Gobierno Nacional, poder volver a su tierra natal. Son cerca de 300 personas, entre los que hay menores de edad, mujeres embarazadas y mujeres con bebés, quienes quieren regresar pero que no han podido por los costosos valores económicos del vuelo de vuelta.

Desde el 27 de enero, esas casi 300 personas han buscado de todas formas tomar un avión con destino a Colombia, sin embargo, los 700 dólares que puede llegar a costar el tiquete. Así se lo explicaron los pasajeros a Noticias RCN que, por ahora, se encuentran en Brasil en busca de soluciones. “El vuelo tiene un costo de 700 dólares más impuestos, y debemos hacer una cuarentena en un hotel donde la noche vale 200 mil pesos por persona”, dijo Daniel Vasco, uno de los ciudadanos, a la emisora.

Para una entrevista con BC Noticias, Vasco relató “estamos varados en medio de una pandemia, nuestro país nos cerró las puertas evitando que podamos regresar. En este momento hay personas que no tienen dinero para resolver su situación, hay embarazadas y adultos con niños. Queremos volver a Colombia y así retornar como muchos lo han hecho en otros países en vuelos humanitarios”.

A pesar de que el Ministerio de Salud emitió una resolución en la que se establecen las condiciones para la ejecución de este tipo de vuelos, el problema, aseguran los pasajeros, es otro: el dinero para pagarlos. Colombia tiene cerradas las fronteras aéreas y terrestres con Brasil desde enero, luego de que se identificara una nueva cepa de coronavirus proveniente de allí.

“Estamos pidiendo un vuelo humanitario, que no es gratis, ya que vale más de lo que vale un vuelo comercial. Solo pedimos que nos escuchen, ya que queremos estar en Colombia. Unos estaban de turistas y otros quieren volver a ver a sus familiares, queremos que el Estado colombiano nos dé la cara porque en este momento estamos abandonados”, dijo Vasco.

A la compleja situación que vive Vasco se une la de otros ciudadanos como Laura Rodríguez, “estoy con 33 semanas de embarazo. Si no puedo viajar antes de las 36 semanas me veré obligada a tener a mi hijo en este país”.

Leandro, también hace parte de la lista de colombianos atrapados en Brasil. El joven tiene 16 años, y le fue negado un permiso para regresar a Colombia. Algo parecido le ocurrió a Ema Guarnizo, una joven universitaria que, en gran parte, dependía de la ayuda alimentaria que le otorgaba su centro de estudios, “ya mi seguro médico internacional expiró y la ayuda alimenticia que me brindaba la universidad se acabó”. La falta de dinero, la soledad, y la necesidad de atención médica, en algunos casos, se une a la difícil situación de algunos adultos mayores que se han quedado sin sus medicamentos básicos, según informó la emisora, con base en los testimonios de los viajeros.

Algunos de ellos, ante la falta de recursos para subsistir en ese país, han optado por vivir en los aeropuertos, mientras esperan una solución para su regreso a Colombia. Según ellos una posible solución podría ser un canjeo con los tiquetes comerciales que habían comprado en meses anteriores, sin embargo, aseguran que no ha sucedido nada.

Luis Eduardo Parada, que llegó a Porto Alegre el 16 de enero por motivos de turismo, aseguró, en marzo, para una entrevista con Blu Radio que el anunció del Gobierno Nacional fue inoportuno, “el anuncio tan irresponsable que hizo el presidente Iván Duque de cerrar la frontera de un día para otro, inicialmente iba a ser por 30 días. Pero, ya vamos a cumplir 2 meses, el gobierno nos está condenando a un destierro”.