El Valle del Cauca pasa a alerta naranja en la red hospitalaria ante el aumento de pacientes que requieren de unidad de cuidado intensivo

La Gobernación del Valle del Cauca anunció que ante el aumento de pacientes que requieren de unidad de cuidado intensivo, el nivel de alerta en la red hospitalaria del departamento pasa de amarilla a naranja.

A través de su cuenta de Twitter la gobernadora Clara Luz Roldán, indicó que “hemos comenzado una curva ascendente de casos de #Covid19 reportados en el Valle, en días recientes y la ocupación de las UCI también está creciendo, por lo que los servicios de salud pasarán de alerta amarilla a naranja para disponer todos los esfuerzos en la red pública y privada de salud”.

María Cristina Lesmes, secretaria de Salud del departamento, explicó que “ayer 30 de marzo y por el incremento sucesivo de ocupación de camas UCI y, sobre todo, por el número de personas que estamos hospitalizando diariamente, al pasar de 7 a 24 personas cada día, hemos incrementando la alerta hospitalaria de amarilla a naranja. Con ello, el 50% de nuestras camas UCI deben estar libres en la espera de la atención de pacientes con COVID grave que pueda generarse en estos días”.

En atención a la alerta naranja en la red hospitalaria se suspenden los procedimientos quirúrgicos que requieran de unidad de cuidado intensivo. “Recomendamos a las instituciones limitar el procedimiento quirúrgico de alta complejidad programados que requieren unidad de cuidados intensivos al salir de cirugía, nos vamos a concentrar en la atención de las urgencias desde luego y de todas aquellas patologías que signifiquen un riesgo para la vida, y estar atentos con la evolución de un incremento paulatino, pero permanente de casos en UCI”, dijo la funcionaria de salud.

“Aprovecho para pedirles a todos los vallecaucanos mantener conductas de bioseguridad en estos días y limitar en la medida de lo posible un tercer pico”, insistió la Secretaria Departamental de Salud.

Actualmente el Valle del Cauca presenta una ocupación de camas UCI de un 81.6%, de los cuales 372 son pacientes con COVID-19 y 546 pacientes de otras patologías.