Oxigenación hiperbárica: una solución efectiva para la recuperación de distintas patologías

En los últimos años la terapia de oxígeno hiperbárico se ha convertido en una herramienta imprescindible en el esquema de tratamiento de distintas patologías que se relacionan con dolores, heridas y rehabilitación. El desarrollo de estas nuevas tecnologías ha facilitado la instalación y operación de unidades de oxigenación hiperbárica en consultorios, clínicas e instituciones de saludBiobarica es la empresa líder en tecnología más accesible y amigable para pacientes y profesionales.

La medicina hiperbárica es la rama de la medicina que estudia los cambios fisiológicos y fisiopatológicos de los individuos sometidos a presiones superiores a la atmosférica. Los profesionales utilizan y aplican la Terapia de Oxígeno Hiperbárico (TOHB), que consiste en la administración de oxígeno altamente concentrado a un paciente y dentro de un habitáculo sometido a presión. Esto permite una difusión exponencial del oxígeno en el plasma sanguíneo (hiperoxia), que a su vez desencadena beneficios fisiológicos terapéuticos aplicables para múltiples enfermedades. Hoy, la nueva tecnología hiperbárica permite que cualquier médico pueda tener acceso a una cámara hiperbárica e indicar este tratamiento a sus pacientes.

está presente en más de 35 países en los que trabaja para facilitar la incorporación del tratamiento a los profesionales de la salud. La empresa se destaca por contar con la red más grande de centros de tratamiento hiperbárico en la que convergen profesionales multidisciplinarios que indican la terapia e intercambian conocimientos y casos clínicos. También fabrica la cámara hiperbárica Revitalair 430, un dispositivo médico en el que el paciente respira altas concentraciones de oxígeno a través de una mascarilla en un ambiente presurizado a 1.45 ATA.

“En nuestra experiencia y estadística de la red, tenemos una tasa de resolución del 85% y un acortamiento marcado en los tiempos de cicatrización en los pacientes que completan el tratamiento”, asegura el médico Fabrizio Verdini (M.N. 177.584), y agrega que la frecuencia con la que se debe realizar el tratamiento dependerá del tipo de patología y de cada paciente. “La sesión regularmente es de 60 minutos. Patologías más severas, crónicas y pacientes más complejos, pueden requerir mayor tiempo de exposición y número de sesiones. En nuestra red de centros, los pacientes hacen un promedio de 10-15 sesiones por patología, con una frecuencia de 2 a 5 veces por semana”, detalla el especialista. El tratamiento es muy confortable. Existen pacientes que experimentan alguna incomodidad en el oído, muy parecida a la sensación del despegue y aterrizaje de un avión. Esta otalgia es fácilmente reversible con maniobras de valsalva, que consiste en la expulsión de aire con nariz y glotis cerrados, lo que logra contrarrestar el cambio de presión que provoca la molestia. El tratamientopuede ser indicado para pacientes pediátricos. Incluso, se han atendido recién nacidos en sus cámaras. La cámara Revitalair permite el ingreso del niño con un acompañante dentro de la cabina. De esa forma, se aseguran que el pediátrico reciba el tratamiento tranquilo y correctamente.

La Terapia de Oxígeno Hiperbárico en ese equipo genera una hiperoxia (aumento de oxígeno en el plasma sanguíneo) que actúa en todos los tejidos del cuerpo en forma sistémica. La hiperoxia a su vez produce efectos fisiológicos beneficiosos para tratar patologías de distintas especialidades médicas:

● Dolor: ejerce un potente efecto analgésico; disminuye la inflamación aguda y crónica; estimula la regeneración de tejidos lesionados; alivia el dolor neuropático y ayuda a combatir infecciones.

● Heridas: acelera la cicatrización; disminuye la inflamación y el dolor; es bactericida y controla infecciones; reduce el grado de amputación; acorta los tiempos de recuperación e incrementa la posibilidad de éxito del tratamiento.

● Rehabilitación: actúa en las funciones neurológicas; desinflama los tejidos del sistema nervioso; acelera la rehabilitación motora; mejora la función sensitiva y contribuye a la recuperación de la memoria y el intelecto.

La efectividad de la Terapia de Oxígeno Hiperbárico está ampliamente comprobada. Desde la década del ’40 se han publicado más de 19.000 trabajos científicos sobre las aplicaciones y beneficios de este tratamiento en distintas patologías que van más allá de la Enfermedad Descompresiva del Buzo y de la Intoxicación por Monóxido de Carbono, para las que se indicó en sus inicios.

Así, cada vez más profesionales de la salud incorporan la Terapia de Oxígeno Hiperbárico en su práctica y brindan a sus pacientes un tratamiento seguro, eficiente y no invasivo que acompaña y potencia el éxito de otras terapias convencionales.