Gobierno colombiano impondrá nuevos impuestos a los textiles importados

Debido a las peticiones de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCyA) para medidas de protección de su mercado con un mayor impuesto a las importaciones de textiles, el Gobierno nacional presentó el borrador del decreto en el que acoge algunas de sus peticiones.

El decreto revive los aranceles que se habían establecido en una norma igual desde 2016, la cual se había sostenido hasta el año 2019, año en el que el gremio de la confección inició la solicitud para mantener el arancel a las importaciones textiles.

Ahora el Gobierno nacional la revive, debido a las cifras de afectación que dejó la pandemia de Covid-19 y el aislamiento obligatorio durante el año 2020 en ese sector, así como la inconstitucionalidad de los aranceles que había establecido en el PND. Según dicen las consideraciones del decreto, las importaciones de confecciones cayeron un 40,1% en ese año y la producción se contrajo un 25,3%.

Además, como lo señala la Cámara de la Confección, tanto la industria como el comercio perdieron 150.631 empleos a causa de la crisis desatada por la pandemia, provocando una contracción del 19% respecto al 2019. Así mismo, el eslabón del comercio de la confección, perdió unos 80.968 empleos que representan una contracción del 25,8%.

Con el fin de proteger al sector y motivar su recuperación al sostenimiento, según el decreto, sin afectar su inserción en el mercado internacional que muestra una estabilización para el primer trimestre de 2021, el Gobierno nacional pretende implementar aranceles a las importaciones de productos de confección.

El decreto, del cual se conoce hasta ahora un borrador, contempla un impuesto del 40% ad valorem, es decir según el valor del producto puesto en el puerto, cuando el precio FOB esté por debajo de los 10 dólares estadounidenses por kilogramo bruto.

Establecer un arancel del cuarenta por ciento (40%) ad valorem a las importaciones de cualquier origen de nación más favorecida (NMF), de los productos clasificados en los capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional, cuando el precio FOB declarado sea inferior o igual a diez USD (10) dólares de los Estados Unidos, por kilogramo bruto”, señala el primer artículo de la norma.

A los que superen los 10 dólares, el decreto establece un arancel del 15%, más 1.5 dólares estadounidenses por kilogramo bruto.

Establecer un arancel del quince por ciento (15%) ad valorem más uno punto cinco USD (1.5) dólares de los Estados Unidos por kilogramo bruto, a las importaciones de cualquier origen de nación más favorecida (NMF), de los productos clasificados en los capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional, cuando el precio FOB declarado sea superior a diez USD (10) dólares de los Estados Unidos, por kilogramo bruto”, establece la normativa.

Lo nuevo, que establece este borrador a diferencia de los que se habían estudiado en los meses anteriores, es que se excluye de los aranceles a las importaciones de “residuos y/o desperdicios de la confección resultantes de los procesos productivos desarrollados al amparo de los Sistemas Especiales de Importación Exportación “Plan Vallejo” que tengan valor comercial”.

El decreto tendrá una vigencia de un año, a partir de los 15 días después de su sanción presidencial, aunque contempla una revisión semestral por parte del Comité de Asuntos Aduaneros, Arancelarios y de Comercio Exterior.

Sin embargo, el impuesto a prendas con precio FOB por debajo de 10 dólares no ha convencido a varios críticos de los aranceles, pues consideran que la mayor parte de las importaciones textiles están por encima de ese valor, por lo que corresponde el impuesto del 15%.

Además, según Fashion Network, tanto Fenalco como Analdex han manifestado su inconformidad con imponer un arancel a las importaciones, debido a que representaría un sobrecosto para los consumidores finales, que además se ha visto incrementado por la devaluación.

Dentro del mismo Centro Democrático hay opiniones divididas, mientras el representante a la Cámara, Christian Garcés, celebró el borrador del decreto, su colega Gabriel Santos calificó la norma como un error.

Junto a Bancada de @CeDemocratico logramos que el Gobierno @MincomercioCo aplique un arancel del 40% a prendas de vestir de 10 dólares o menos; y del 15% más 1.5 dólares por kilo si el valor de la importación es mayor a 10 dólares. Importante apoyo al sector textil y confecciones”, señaló Garcés.

Por su parte, Santos escribió: “Triste día para el libre comercio y para los colombianos más humildes. Gracias a este nuevo arancel, con el cual NO estoy de acuerdo, encarecemos el costo de vida de los colombianos e incentivamos el contrabando. Craso error del gobierno y todos aquellos que lo incentivaron”.