Análisis: Colombia, con el peor promedio de efectividad

La Liga 2021-I es, por ahora, la de peor promedio de gol de la historia del fútbol colombiano (2,08 tantos por juego), y en eso tiene mucho que ver la poca efectividad a la hora de los penaltis.

Hasta este jueves, en la Liga se sancionaron 29 penaltis y solo se convirtieron 21. El 27,6 por ciento de cobros fallados es el segundo peor porcentaje de los últimos 27 torneos, solo superado por el 37,5 por ciento de la Liga 2014-II, cuando se fallaron 24 de 64.

Comparado con el de las ligas de Argentina, Brasil, Uruguay y México, el porcentaje de acierto Colombia es el más bajo y si se mide frente a las seis principales ligas de Europa; solo Portugal tiene un porcentaje más bajo (ver gráfico). EL TIEMPO consultó a los dos goleadores históricos del fútbol colombiano para analizar qué es lo que está pasando.

“Creo que los arqueros estudian más a los ejecutantes que los ejecutantes a los arqueros. Me da la impresión de que dejan mucho como a la inspiración, al talento del ejecutante”, declaró Sergio Galván Rey, autor de 224 goles en el fútbol local, 26 de ellos desde el punto blanco.

Galván, además, considera que la parte psicológica juega mucho. “El arquero entrena penaltis, el ejecutante también, pero hay también una diferencia: la carga emocional es más grande para el que patea. Para el arquero, entrenar eso hace parte de su día a día, lo tiene que hacer, sí o sí: si lo ataja, buenísimo, y si no, pues es muy difícil. El que patea sabe que lo tiene que hacer, sí o sí, eso pesa psicológicamente».Falta trabajo

Iván René Valenciano, segundo goleador histórico de la Liga, con 217 anotaciones (24 de penalti), fue contundente. “Sencillo: no hay buenos pateadores. Esa es la respuesta. Y lo otro es que tampoco se trabaja, tú dentro del día a día no te quedas a trabajar eso. De pronto, así no te toque, volver costumbre que si mañana te toca, lo vuelvas como hábito. Pero en el fútbol colombiano los jugadores pensamos que a veces hay un solo pateador, y como él lo hace, yo no lo trabajo. Los penaltis habría que trabajarlos: que cada uno patee un ronda de cinco penaltis, todos los días”.