La Colombia que se cansó de los extremos políticos

Colombia vive un cambio sustancial y así se demostró en las elecciones regionales de 2019. Los resultados evidenciaron que los colombianos se están alejando de los extremos políticos que durante décadas han reinado en la agenda pública y decidieron inclinarse por los candidatos de centro y centroizquierda, y que abanderaron la lucha contra la corrupción.

Donde más se evidenció este cambio en la balanza política del país, o donde tiene más peso, fue en las principales capitales que pasaron a manos de posiciones ideológicas distintas. Sin duda, este cambio reveló un desgaste de los liderazgos tradicionales y que los ciudadanos están seducidos por políticos que se declaran o independientes o por lo menos que hablan de las preocupaciones más cercanas y reales de los colombianos.

Es tan así que incluso antes de que se conocieran los resultados finales de los puestos de votación, el senador Álvaro Uribe –un claro ejemplo de esas fuerzas tradicionales que han dirigido el transcurrir de la nación durante años– admitió su derrota en Twitter: “Perdimos, reconozco la derrota con humildad”.

Y es que su partido, el Centro Democrático, tuvo una de las derrotas más grandes en estas elecciones. Aunque para Uribe y su partido, que Claudia López llegara a la Alcaldía de Bogotá fue un fuerte golpe –López ha sido una implacable opositora a su forma de hacer política–, la mayor derrota para el expresidente fue perder en su tradicional bastión: Medellín.

En la capital de Antioquia triunfó sorpresivamente Daniel Quintero, quien durante toda su campaña se declaró como crítico del uribismo y, a su vez, independiente.

Y estas solo por contar las pérdidas más grandes para el uribismo, porque también es necesario contar que sorprendió de igual forma que la otra punta de la política, encabezada por Gustavo Petro, también tuviera pérdidas significativas. Bogotá es una más. Apenas ganó López, Petro y su candidato a la alcaldía se declararon opositores y afirmaron que la alcaldesa electa no los representa.