¿Qué está pasando en el Amazonas, donde se disparó el covid-19?

El Amazonas colombiano está viviendo las horas más críticas en materia epidemiológica desde el primer pico de la pandemia, que ocurrió en esta región fronteriza entre mayo y julio del año pasado. En enero del 2021, el departamento notificó 445 casos de covid-19, casi cinco veces más que los registrados en diciembre (96). Y en lo corrido de febrero, con apenas dos reportes, las infecciones llegan a 121.

Según los datos del Instituto Nacional de Salud (INS), la región acumula 3.811 casos, de los cuales se han recuperado 3.484 y se ha confirmado la muerte de 141 personas por covid-19, aunque se sabe que este es uno de los departamentos que proporcionalmente tiene más fallecimientos bajo sospecha.

Los datos oficiales confirman así lo observado por médicos de la región que hablaron y que dieron cuenta del incremento de atenciones por el nuevo coronavirus entre diciembre y enero, en lo que es el segundo pico de la pandemia para el Amazonas.

Y si bien el número de muertes ha permanecido estable, con una variación de 17 fallecimientos desde el 1 de diciembre (tres de ellas en el reporte de ayer martes), fuentes sanitarias de la región le explicaron a este diario que puede deberse a que los pacientes más críticos están siendo remitidos a Bogotá y otras capitales, ante la ausencia de unidades de cuidados intensivos en el Amazonas.

Este martes, el Hospital San Rafael de Leticia contaba con una ocupación del 90 por ciento de las 18 camas de unidades de cuidados intermedios que alberga. Cinco de estos pacientes estaba con ventilación mecánica y el resto con ventilación de alto flujo.

Y en la Clínica Leticia, el otro centro hospitalario de la región, la situación era similar: estaban casi a tope las 36 camas de hospitalización para covid-19, de las cuales 12 son de cuidados intermedios y siete cuentan con ventiladores.

Carlos Vargas, médico de la Clínica Leticia y encargado del manejo de pacientes covid-19, afirma que el aumento de casos se viene presentando desde finales del año pasado. Y a diferencia del primer pico, cuando los pacientes críticos que eran atendidos eran de edad avanzada, en este segundo la mayoría son jóvenes y grupos familiares.

Roberto Sandoval, médico coordinador del área covid-19 del Hospital San Rafael, coincide en que el incremento de casos se observa desde diciembre y, según ha visto, los pacientes no solo están consultando en el hospital cuando los síntomas están muy avanzados, sino que los que requieren hospitalización lo hacen con estancias más largas que antes.