‘Snowpiercer’: el tren del actor colombiano Roberto Urbina en Netflix

Antes de quedarse con todos los premios más prestigiosos de cine por su aguda crítica a la sociedad con la película Parásitos; de llevarse los Óscar a mejor película, mejor película extranjera, mejor guion y mejor director, el realizador coreano Bong Joon-Ho sorprendió al mundo en el 2013 con el filme Snowpiercer, un apocalíptico relato en el que el planeta se destruye y solo queda un gigantesco tren que lleva a los pocos sobrevivientes en un intenso viaje sin fin por una Tierra helada y peligrosa.

Esa historia de ciencia ficción y el drama social representaban en realidad el choque de quienes viajaban en los últimos vagones en las peores condiciones, en contraste con los de los vagones del medio y los que iban adelante. Una metáfora de la injusticia social, cargada de acción trepidante que se convirtió en una pequeña joya de culto a la película.

Seis años después, esa aventura revivió entre un montaña de nuevos proyectos televisivos cuando la cadena estadounidense TNT decidió llevarla de nuevo a la pantalla.

La producción tuvo que lidiar con muchos contratiempos relacionados con aspectos creativos, pero consiguió seguir a flote retomando la esencia del filme acerca de un tren en movimiento constante lleno de gente y que refleja la carencia, la decadencia y el exceso en el interior de sus vagones. Con unos pasajeros que solo tienen en común la vista, a través de algunas ventanas, de toneladas de hielo que han enterrado la civilización.

Esa historia de ciencia ficción y el drama social representaban en realidad el choque de quienes viajaban en los últimos vagones en las peores condiciones, en contraste con los de los vagones del medio y los que iban adelante. Una metáfora de la injusticia social, cargada de acción trepidante que se convirtió en una pequeña joya de culto a la película.

Seis años después, esa aventura revivió entre un montaña de nuevos proyectos televisivos cuando la cadena estadounidense TNT decidió llevarla de nuevo a la pantalla.

La producción tuvo que lidiar con muchos contratiempos relacionados con aspectos creativos, pero consiguió seguir a flote retomando la esencia del filme acerca de un tren en movimiento constante lleno de gente y que refleja la carencia, la decadencia y el exceso en el interior de sus vagones. Con unos pasajeros que solo tienen en común la vista, a través de algunas ventanas, de toneladas de hielo que han enterrado la civilización.