Alcalde de Buenaventura pide ayuda a Duque ante guerra urbana en el puerto: “Estamos viviendo una crisis”

En el principal puerto sobre el Pacífico hay combates a bala todos los días en diferentes barrios. La situación de violencia ha escalado a máximos históricos.

El alcalde de Buenaventura, Víctor Vidal, envió una comunicación urgente al presidente Iván Duque, donde le pide ayuda para controlar la violencia disparada en el principal puerto sobre el Pacífico, tras la confrontación armada entre las bandas delincuenciales La Local y La Empresa, que ya ha dejado una gran cantidad de muertos, así como enfrentamientos a bala diarios en la ciudad.

“Estamos reiterando al presidente de la República que Buenaventura está viviendo una crisis que nació hace muchos años con la presencia de los grupos armados. Esta es una situación que se ha ido transformando y degradando”, dijo el mandatario.

De igual manera agregó que: “Lo que estamos viviendo desde el 30 de diciembre hasta hoy, que nos ha generado una cantidad importante de muertos y balaceras en los barrios, así como desplazamientos, tiene que ver con disputas por el control de la ciudad”.

Instó al presidente a “fortalecer la fuerza pública, la capacidad de investigación, que los jueces tengan las herramientas para hacer su trabajo de manera eficiente y podamos realizar inversión social en los territorios para no seguir creando caldos de cultivo para la ilegalidad. Necesitamos una intervención integral”.

“No queremos que los ilegales determinen qué pasa en Buenaventura, sino las autoridades legítimas”, argumentó.

Esta es la carta completa enviada por el alcalde de Buenaventura al presidente Duque:

El pasado 30 de diciembre de 2020, la población de Buenaventura experimentó una inusitada oleada de violencia que dejó como saldo 7 personas asesinadas en distintos puntos del casco urbano. La respuesta del Estado, en cabeza de su gobierno, no se hizo esperar, pues al día siguiente contamos con la presencia del señor ministro de la Defensa nacional, doctor Carlos Holmes Trujillo García, en compañía de la cúpula militar y policial de la Nación, los cuales atendieron la situación con la presencia de mas de 130 policías, 2 pelotones del Ejército, dispositivos aéreos (drones), etc.

Desde ese momento las operaciones de la fuerza publica han arrojado resultados contundentes, lo cual merece nuestro reconocimiento y gratitud; sin embargo, el esfuerzo desplegado por los cuerpos de seguridad del estado no ha sido suficiente, pues la compleja situación relacionada con desafíos de permanencia en el territorio, el grado de organización de estas estructuras delincuenciales y los factores de riesgo asociadas a las causas estructurales del conflicto, desbordan el esfuerzo desplegado desde el comando situacional que pretende el restablecimiento del orden publico.

Lo anterior se refleja en la ocurrencia de múltiples balaceras y homicidios selectivos, que se suceden de manera cotidiana en los barrios más vulnerables de nuestro Distrito, generando zozobra, temor e incertidumbre en toda la población.

Todo lo expresado hasta el momento amerita el desafío de una estrategia integral que articule los esfuerzos de los diferentes niveles de Gobierno, al cual se sume la decidida actuación de los demás poderes público, especialmente de la rama jurisdiccional (Consejo Superior de la Judicatura, Corte Suprema de Justicia, magistrados y jueces en materia penal), generando con ello, un despliegue mas amplio de capacidad de respuesta del Estado colombiano frente a la trágica y compleja situación que hoy, una vez mas, padece nuestra comunidad.

La mencionada Estrategia Integral de Intervención que proponemos incluiría, entre otros aspectos, la adopción de la Política Publica de Acceso a la Justicia, la cual contaría con el apoyo y dinamismo del Ministerio de Justicia; armonización en terreno de la política de prevención del reclutamiento forzado, asesorados por la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos y la Secretaria Técnica de la Comisión Intersectorial de Prevención del Reclutamiento, Utilización y Violencia Sexual contra Niños, Niñas y Adolescentes; el fortalecimiento del Plan Integral de Convivencia y Seguridad Ciudadana, adoptado por la Administración Distrital, tendiente a su articulación, con las políticas de dejación de armas, desmovilización y reincorporación a la vida civil, expedidas por el Gobierno nacional.

Con esta solicitud interpreto de la manera más genuina el clamor y la angustia del pueblo bonaverense y nos comprometemos desde ya a realizar desde nuestro plan de desarrollo todas las actividades necesarias para materializar lo propuesto y generar la articulaci6n interinstitucional a que haya lugar, tendiente a salvaguardar los derechos fundamentales de nuestros ciudadanos.