Carrera contrarreloj del Valle para expandir camas UCI en pleno pico de covid-19

Mientras la ocupación de camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en el Valle llegó este viernes a un 99 %, en la región se corre una carrera contrareloj por ampliar la capacidad hospitalaria con el fin de que ningún paciente, con o si covid, se quede sin atención de alta complejidad.

Según María Cristina Lesmes, secretaria de Salud Departamental, la meta es poder tener 1.143 camas UCI en el Valle. Actualmente hay 1.111 unidades. Esta semana, por ejemplo, se habilitaron cinco camas UCI en el hospital San Juan de Dios, en Cali, y 20 más en el municipio de Tuluá.

“Las que abrimos en el San Juan de Dios ya están llenas. Es impresionante. Este viernes a las 9:00 a.m., 108 pacientes en el Departamento estaban en cola esperando ser atendidos en una UCI”, dijo Lesmes.

En los últimos días también se han abierto Unidades de Cuidados Intensivos en Cali en las clínicas Versalles, Rey David, Farallones y Desa, así como en el Hospital Mario Correa Rengifo. Asimismo, en la clínica Palma Real de Palmira.

“Además, hemos tenido que conseguir camas UCI en otras ciudades del país como Manizales, así como en los municipios de Riosucio y Salamina (en Caldas). También es posible que nos den camas adicionales en Armenia. Popayán, por su parte, ya no nos recibió más pacientes”, explicó la Secretaria de Salud del Valle.

En la región también se han abierto camas de Unidades de Cuidados Intermedios. “En Cali activamos 20 de estas camas en el Hospital Isaías Duarte Cancino y 14 en el Hospital San Juan de Dios. Entre tanto, en Cartago abrimos 20 camas más y en 14 en Tuluá”, precisó Lesmes.

Estrategia de desescalonamiento

Como una estrategia para descongestionar los servicios en la red hospitalaria del Valle, en las diferentes IPS se viene adelantando un trabajo de desescalonamiento, que consiste en trasladar pacientes de las unidades de alta complejidad a las de media y baja complejidad, cuando sus condiciones de salud mejoran.

“El traslado de las personas se hace con el respeto de los derechos de quienes requieren las Unidades de Cuidado Intensivo. Para esto tenemos el acompañamiento de la Defensoría y la Personería, entendemos que es incómodo que lo pasen a los pacientes de un hospital de alta complejidad a otro que no tiene tanta complejidad, pero esto se hace cuando se le garantiza a la persona la salud”, recalcó la Secretaria de Salud del Valle.