La competitividad: el aspecto de mayor crecimiento de nuestro fútbol femenino

Después de año y medio sin jugar, la selección femenina de Colombia disputará este lunes el primero de dos amistosos contra Estados Unidos (7:00 p.m.), en Orlando.

Poco a poco la cara de la selección de Colombia de mujeres va cambiando y se va transformando en la cara de un grupo capaz de competir a nivel internacional contra grandes referentes respaldado por el crecimiento del fútbol femenino en el país: “Nosotras vamos en un proceso de desarrollo; pero, para mí, es la continuidad tanto en la Liga como a nivel de selección lo que hay que mejorar. No puede ser que una jugadora de selección tenga doce partidos en un año, es imposible. A nivel de selección, nosotras veníamos de ser campeonas panamericanas y hace un año y medio no nos reuníamos. Todos los equipos le están apuntando a esa Copa América 2022, a clasificar al Mundial y a Olímpicos, y siento que nos estábamos descuidando un poco. Esa es la desventaja más grande que tenemos”; sin embargo, “es un proceso natural que debemos afrontar. Sabíamos que no iba a ser fácil, pero creo que en cuatro años los resultados han sido maravillosos y exitosos. Hoy ves niñas de calidad a muy corta edad. Hay una brecha, claro; si hay brecha en los equipos masculinos, que llevan muchos años… Cada vez tendremos un fútbol femenino profesional más consolidado”, aseguró Catalina Usme, figura del América de Cali, finalista de la Liga Femenina y referente de la tricolor en los últimos años.

Colombia no juega desde hace 539 días, cuando venció a Argentina en la definición por penaltis en la final de los Juegos Panamericanos de Lima y obtuvo la medalla de oro en el torneo. Si bien la pandemia fue determinante para esa larga ausencia de la selección, también influyen esas mismas trabas que hacen parte del proceso de crecimiento del balompié femenino.