Papa Francisco aprueba beatificación del “Médico de los Pobres” José Gregorio Hernández.

“En su audiencia con el Cardenal Angelo Becciu, el Papa (Francisco) autorizó los decretos que darán a la Iglesia cuatro beatos que representan el continente sudamericano y a Europa con su anhelo de servicio a los pobres, la nación y los jóvenes”, así lo reseñó el portal web Vatican News.

José Gregorio Hernández tenía una fuerte vocación religiosa: en un principio quería ser monje y se fue a Italia en 1908, donde entró en la comunidad de Certosa di Farneta, en la provincia de Lucca. Sin embargo, tuvo que volver a casa por razones de salud. Lo intentó de nuevo algunos años más tarde, comenzando los estudios teológicos en el Colegio Pío Latinoamericano en Roma, pero se enfermó nuevamente.

Así, comprendió que Dios lo estaba llamando a la vida laical, y se convirtió en Terciario Franciscano, de modo que, como san Francisco de Asís, reconoció el rostro de Jesús en cada enfermo. Trató a los pacientes con valentía durante la epidemia de fiebre española. El 29 de junio de 1919, mientras iba a la farmacia a comprar medicinas para una anciana, fue atropellado por un coche y llevado al hospital donde recibió la Unción de los Enfermos.

La publicación sostiene que los Decretos promulgados este viernes por la Congregación para las Causas de los Santos con la autorización del Papa Francisco, llevarán a la beatificación a tres Venerables Siervos de Dios que vivieron en el siglo XIX, por el reconocimiento de un milagro atribuido a su intercesión. Entre ellos, se encuentra el médico venezolano José Gregorio Hernández, quien es venerado tanto en el país como en otras latitudes del mundo.