ALREDEDOR DE 15 IGLESIAS NO CATÓLICAS PODRÍAN CERRAR SUS PUERTAS POR LA PANDEMIA DEL COVID-19 EN TULUÁ.

La propagación del coronavirus ha provocado cambios en la convivencia social, por lo que sumándose a las medidas de las autoridades diferentes congregaciones religiosas en el país debieron cerrar sus santuario, pero los servicios litúrgicos no serán clausurados solo cambiarán de escenario.

En un domingo regular, miembros de diferentes credos se reúnen con cientos de personas con su misma fe, en esta oportunidad no fue posible por instrucciones de las autoridades, por eso líderes eclesiáticos han optado por convertir a Facebook en su templo virtual.

Según la coodinadora de asuntos religiosos de Tuluá, Margie Galves, las iglesias no católicas del municipio también se han visto afectadas económicamente por la pandemia del covid-19, lo que los ha llevado a la determinación de cerrar los templos.

Hasta el momento, según lo mencionado por la coordinadora de asuntos religiosos, 15 templos han cerrado sus puertas; sin embargo, se desconoce cuántos volverán a abrir.

“Esto es un efecto dominó que afecta a muchas personas no solamente en la parte comercial, sino también el sector interreligioso, iglesias que tienen empleados, no han podido sostenerlos durante este tiempo”. Afirmó Margie Galves coordinadora del asuntos religiosos.